Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
Aprendiz de madre

Posts tagged ‘preguntas & respuestas’

Lecciones de sexo, primera parte

7 de abril de 2011 a las 12:48

Todo empezó con un:

– Mamá, yo quiero un petilín.

Como la frase no me sugirió nada ignoré el comentario de la peque y seguí tecleando en el móvil mientras ella permanecía sentada en el orinal.

– Mamá, mamá, mamá… quiero un petilín.

Ante la insistencia dejé el teléfono y empezó el interrogatorio.

– ¿Un petit suisse?

– No mamá, un PE-TI-LÍN?

– A ver peque, ¿qué es un petilín?

– Es un palito con un puntito que tienen mis amigos del cole. Como Yago y Roberto.

Yo aún no caía en la cuenta de lo que la niña me estaba pidiendo.

– ¿Es un juguete?

La peque se ríe estrepitosamente y luego contesta:

– No mamá, no es un juguete, lo tienen Yago y Roberto en su vagina.

– Pero hija, Roberto y Yago no tienen vagina.

– Claro que sí mamá, solo que su vagina tiene un palito con un puntito que se llama petilín. Lo he visto cuando hacemos pis en el cole y María me ha dicho que se llama petilín.

Entonces la frase cobró sentido y las preguntas desfilaron por mi cabeza una a una en solo dos segundos: ¿Envidia del pene? ¿Tan pronto? ¿Mi niña? ¿Pensará que está castrada? ¿Sabrá lo que significa castrar? ¿Le cuento? ¿Qué le digo? Madre mía (suspiro largo).

De poco me sirvió en ese momento el diplomado en sexualidad humana que hice hace algunos años ni las teorías freudianas que aprendí al dedillo. Soy firme defensora de la educación sexual a temprana edad y no suelo usar apodos para referirme a los genitales delante de la peque, por lo que a la vagina le llama vagina desde que tenía un año. Pero el tema del pene aún no había venido a cuento.

En fin, que me vi frente a la pequeña inquisidora que, mientras yo cavilaba a mil por hora, seguía exigiendo un petilín. Se me quedó mirando fijamente y tomó mis manos entre las suyas como hace casi siempre que aborda un tema serio:

– Mamá, yo quiero un petilín.

Entendí de inmediato que Freud no podría sacarme del apuro.

– Lo siento peque, tú no puedes tener un petilín porque ya tienes vagina. Los chicos tienen petilín, que en realidad se llama pene, y las chicas tenemos vagina. ¿Comprendes?

– No, yo quiero uno.

– Ya, pero no puedes tenerlo porque eres una niña, no un niño.

– Yo quiero uno mami, por favor.

– Verás peque, hombres y mujeres somos diferentes. No puedes tener vagina y petilín. Seguro que Yago y Roberto no tienen vagina, solo pene.

– Pero mami, yo solo quiero un petilín.

– Vale Montse, luego te compro uno.

Y así terminó nuestra primera lección de sexualidad humana.

Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín 14 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El locutor que se burló de la muerte de Paulette

10 de mayo de 2010 a las 12:18

Este fin de semana me enteré de una noticia un tanto alarmante. Un locutor mexicano llamado Rafael Basaldúa pero conocido por  Bazooka Joe, hizo un chiste de mal gusto sobre la muerte de Paulette Gebara. Las consecuencias del grave error de este locutor no se hicieron esperar y fue despedido antes de que terminara el programa.

Sucedió  en México el pasado 6 de mayo en el programa nocturno El Tlacuache que se emite por Los 40 Principales. Durante la trasmisión en vivo de la sección del personaje conocido como El niño con barba, presentada junto a  Rafael Basaldúa y Alejandro Franco, entró la llamada de una oyente que preguntó cómo se hace un niño envuelto (plato popular en México). Basaldúa se apresuró a contestar al aire: «¿Te refieres a Paulette?». Él y sus compañeros se rieron de la ocurrencia y, entre sonoras carcajadas comentó: «pido disculpas fue lo primero que me vino a la cabeza».

Claro,  eso lo justifica todo, fue lo primero que a este sujeto se le vino a la cabeza: el cadáver de Paulette envuelto dentro de una bolsa y escondido bajo su propia cama. Pero de que va este tío.

Entiendo que en ese tipo de programas considerados «irreverentes» donde prevalece el desmadre y la «diversión», circulen todo el tiempo chistes de cualquier tipo para lograr mantener ciertos niveles de audiencia. Sin embargo, es necesario respetar ciertos límites establecidos por el sentido común y por los derechos humanos.

Burlarse de una tragedia como la de Paulette no es la mejor manera de conservar audiencia. No es la primera vez que un comunicador ha sido despedido por aprovecharse de una situación trágica. En 2008 la BBC despidió al periodista Chris Price, de Radio Manchester, que hizo un desafortunado comentario del fatal accidente de Barajas (en el que perdieron la vida 154 personas) durante la transmisión de un partido.

En el caso del programa El Tlacuache, lo que me parece igual de grave que hacer un chiste sobre una niña que murió asesinada, son los comentarios de gente ignorante que aseguran que lo despidieron porque existe censura y porque no hay libertad de expresión en México.

Es que resulta inconcebible que alguien con dos dedos de frente no pueda comprender que la libertad de expresión no significa necesariamente decir lo que te de la gana ofendiendo, humillando y maltratando con las palabras.

Es que acaso hay que explicarle al tal Basaldúa y a quienes lo defienden que ni Paulete ni cualquier otro niño, vivo o muerto, tienen porque ser el centro de las burlas de nadie.

Yo me quedo sin palabras ante este terrible ejemplo de falta de ética periodística. Solo espero que episodios como este no sigan oscureciendo el ya de por si negro panorama de algunos medios de comunicación.

Sin categoría
Escrito por admin 24 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Quién mató a Paulette?

1 de abril de 2010 a las 23:00

Paulette Gebara Farah tenía cuatro años cuando murió presuntamente asesinada. Hija de Mauricio Gebara y Lisette Farah, la niña nació prematuramente a las 25 semanas de gestación y padecía una discapacidad motriz en una mano y un problema de lenguaje que le impedía expresarse correctamente. En un principio, sus padres denunciaron la misteriosa desaparición de la menor la noche del 22 de marzo de 2010, cuando se encontraba en su vivienda ubicada en una exclusiva zona aledaña al área metropoliana de la capital de México.

La desaparición de Paulette evocó a la tragedia de Madeleine McCann, quien desapareció de la habitación de un hotel en Portugal en 2007, durante unas vacaciones familiares. Pero mientras la pequeña Maddy continúa desaparecida, Paulette apareció muerta diez días después de  que se extraviara. El cuerpo de la pequeña fue encontrado por agentes de la policía en su propia habitación. Estaba dentro de una bolsa negra en una rendija entre el colchón donde dormía la nena y un mueble que forma parte de su cama.

Según declararon las autoridades a la prensa mexicana, la niña no había sido localizada en el departamento porque la policía «confió en las declaraciones de quienes denunciaron la desaparición». Los resultados de la necropsia revelaron que Paulette fue asesinada «por asfixia mecánica por obstrucción de fosas nasales y compresión toracicoabdominal».

Los padres y las niñeras fueron detenidos antes de que apareciera el cuerpo por incurrir en contradicciones y falsedad de declaraciones. Pero aún no hay respuesta a las dos preguntas claves de esta aberrante tragedia: ¿Quién mató a Paulette Gebara? ¿Por qué la mató?

Me aterra pensar que la culpable pueda ser la madre. Me aterra más aún sospechar que la niña murió asesinada por su madre y que puedan culpar a las niñeras. Me aterra imaginar que las asesinas son las niñeras, dos mujeres a quienes se les confía plenamente el bienestar de una menor.

Lo peor es que un nuevo informe revela que Lisette Farah, la madre de la pequeña, padece trastornos de personalidad. ¿Qué significa eso? ¿Que la mató sin querer? ¿Qué pagará su pena internada en un psiquiátrico en lugar de entrar a prisión?

Respetando la presunción de inocencia entiendo que aún nadie es culpable. Pero espero que se haga justicia y que el asesino, la asesina o los asesinos paguen por este crimen. ¿Cómo puede una madre o cualquier persona asfixiar a una menor? ¿El, la o los culpables no sintieron nada mientras la niña moría lenta y desesperadamente? Personas así no merecen consideración alguna.

Paulette tenía cuatro años. Cuatro. Y murió en manos de algún canalla que aún se encuentra en libertad. Sólo espero que no sea por mucho tiempo. Que Dios te guarde y te bendiga, Paulette.

Sin categoría
Escrito por admin 107 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net