Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
Aprendiz de madre

Posts tagged ‘conciliación’

Bizcochos fingidos

30 de agosto de 2012 a las 9:00

Con la vuelta al cole empieza también el estira y afloja de la conciliación familiar. Ese viacrucis particular que nos obliga a exprimir hasta el último minuto del día para disfrutar un poco más de la prole. Las mujeres generalmente lo llevamos peor porque nos toca resolver el puzzle de la cotidianidad para que cada pieza encaje y podamos cumplir con el horario laboral sin mermar tiempo para preparar la cena y jugar un rato con los pequeños después de supervisar los deberes.

En ocasiones nos toca, además, lidiar con las otras madres, ese club de entes casi perfectos que siempre tienen tiempo para todo. Mujeres que sonríen comprensivas cuando te ven llegar tarde al colegio y que te reprenden cariñosamente por hacer gastos innecesarios: «pero bueno, para que compras la tarta si para hacerla solo hay que mezclar cuatro cosas».

Ilustración: Paulino Vilasoa para La Voz de Galicia

Y yo, que pertenezco al lado oscuro, al de las mamás que casi nunca disponen de dos horas libres para una sesión de peluquería y que facilitamos los trámites de la vida apoyadas en nuestras propias madres, me sonrojo por fingir los bizcochos comprándolos a escondidas en la panadería más cercana para meterlos después en un tupper y disimular en las fiestas del cole la falta de tiempo y de talento culinario.

Como decía Sarah Jessica Parker en la cinta I don’t know how she does it (Tentación en Manhattan, en España), «las mujeres de antes hacían las tartas y fingían los orgasmos, ahora fingimos las tartas». Pues eso.

Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

La reforma laboral contra la conciliación

25 de febrero de 2012 a las 20:43

De los creadores de Abaratar el despido es la solución y Las mujeres deben seguir ganando menos llega la tercera parte de la trilogía:  Adiós a la lactancia y a la jornada reducida. La tristemente famosa reforma laboral del nuevo gobierno contempla que las mujeres que se acojan a una reducción de jornada por lactancia deberán aplicarla diariamente. Hasta ahora se podía elegir entre coger media hora al día para alimentar al bebé o acumular ese tiempo a favor de la conciliación para disfrutar 15 días más de baja por maternidad. Pero la nueva normativa obliga a las madres –o padres- a disfrutar del tiempo de lactancia diariamente sin tomar en cuenta las necesidades de conciliación de los trabajadores.

Y aún hay más, según denuncia CC.OO., la reforma modifica el decreto ley que regula el derecho a la concreción horaria de la reducción de jornada por maternidad, aunque sigue siendo el trabajador el que concrete el horario al que ha de acogerse durante la reducción de jornada laboral y la determinación del período del disfrute, la normativa deja la puerta abierta a otra posibilidad, «los convenios colectivos podrán establecer criterios para la concreción horaria de la reducción de jornada, en atención a los derechos de la conciliación de la vida personal, familiar y laboral del trabajador y las necesidades productivas y organizativas de las empresas»

Vamos, que si una propuesta de reducción de horarios no conviene a las «necesidades productivas de la empresa» la mujer tendrá que ajustarse a lo que diga el jefe. Y punto.

¿Conclusión? La reforma no solo abarata el despido y atenta contra los derechos adquiridos por los trabajadores, sino que también limita aún más las posibilidades de conciliación. Vaya manera más rara de motivar la natalidad.  Por una parte quieren que tengamos hijos para garantizar la continuidad del sistema de pensiones, pero por otra limitan todas las ayudas a las madres trabajadoras. Y es que no todas podemos -ni queremos- parir y quedarnos en casa.

Que ya está bien hombre, a ver cuándo nos dan una alegría porque como las cosas sigan así aquí la única que tendrá hijos será Soraya. Así que a por el segundo, guapa.

Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Eva Hache, humorista y madre

24 de noviembre de 2011 a las 10:49

Hoy descubro, gracias a la editora de El blog alternativo, un divertido monólogo-entrevista de Eva Hache publicada por el suplemento de moda de El País, en la que, entre risa y risa, la humorista defiende verdades como puños sobre la vida cotidiana de las mamás.

«Si tuviese que elegir madres con estilo…»

Eva responde: «Elegiría a una de esas madres suecas que están monísimas con cualquier cosita que se ponen. Esas que han parido sin que les metan prisa ni cortes. Esas que tienen una baja maternal de año y medio, cobrando el 80% de su sueldo y la seguridad de que su puesto de trabajo no se ha ido lejos cuando vuelvan. De las que no pagan transporte público hasta que sus hijos no tengan dos años. De las que no pagan colegio. De las que tienen paciencia para criar a sus hijos con besos y sin gritos»

Y como no podía ser de otra forma, Eva aprovecha algún monólogo para reírse un poco del parto y de las madres, porque la vida hay que enfrentarla con humor, ¿o no?

Imagen de previsualización de YouTube Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¡Ay Soraya!

23 de noviembre de 2011 a las 14:11

Soraya Sáenz de Santamaría representa con claridad el panorama de la conciliación laboral en España. O de la no conciliación, según se mire.

La popular apareció con su mejor sonrisa para festejar el triunfo de su partido en las generales del 20-N y se convirtió en el centro de la polémica. ¿La razón? Soraya dio a luz a su primer hijo el pasado 11 de noviembre por lo que, según defienden en su partido, debería estar disfrutando de su baja maternal. Y hoy mismo, sin ir más lejos, estuvo en La Moncloa preparando el traspaso de poderes.

Quienes somos madres entendemos la necesidad que tienen los bebés, especialmente en los primeros días de vida, de estar con la única persona a la que pueden identificar por el sonido de su voz, por el olor, por la intuición. Los niños necesitan la figura materna no solo para alimentarse, sino también para sentirse protegidos en esta nueva etapa extrauterina.

La pronta separación madre-hijo después del parto puede afectar negativamente a los recién nacidos, aún cuando exista un sustituto o sustituta de la presencia materna.

Defiendo el derecho de Soraya a renunciar a su baja, pero me inclino más por el derecho de su bebé a disfrutar de su madre. Esa madre que por una parte aboga  por los intereses de las demás mujeres y, por otra, hace a un lado la conveniencia de su propio hijo.

Sé que las acusaciones pueden resultar duras y que puedo parecer entremetida, pero Soraya es una figura pública y bien podría aprovechar su influencia para predicar con el ejemplo.

Buscando la opinión de las expertas inicié un debate maternal sobre el asunto y cuatro de cinco féminas me acribillaron verbalmente argumentando que no por ser madre una mujer debe quedarse eternamente en casa. En eso estoy de acuerdo, pero si tenemos el derecho de disfrutar de una baja maternal, ¿por qué no acogernos a ella y aprovechar esos meses para disfrutar del recién llegado?

Entiendo que se trata de un período de transición política importante para Soraya. Entiendo que profesionalmente no quiere aislarse de lo que representa el triunfo popular. Y de hecho me parece admirable el protagonismo que ha adquirido en el traspaso de poderes. Lo que no entiendo es que no pueda esperar un poco para sumarse al proyecto gubernamental de su partido.

Ella podría quedarse en casa a estrenarse como madre disfrutando de un privilegio que no todas tenemos: su jefe es el presidente de este país.

También me pregunto si estaríamos debatiendo este asunto si Soraya fuese padre y no madre. Porque claro, Sáenz de Santamaría está en el ojo del huracán por su condición de mujer. Estoy casi segura de que no habría tanta polémica si se tratara de un hombre que deja a un lado la baja paternal para respaldar a su jefe. ¡Ay, pobre Soraya!

Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Hombres solidarios

17 de noviembre de 2011 a las 9:46

Decía ayer Sarkozy ante un nutrido grupo de mujeres que la lactancia materna facilita la vida de los hombres «porque supone no tener que dar el biberón». No es precisamente el motivo más generoso que he escuchado pero creo que cualquier excusa es buena para fomentar la alimentación más natural que existe. Lo que sí me sorprendió fue el morro del presidente francés al declarar que «por solidaridad» le echa un ojo a la niña por las noches «si es necesario».

Nicolás y Carla son padres de una recién nacida de apenas un mes. Giulia se llama la pequeñaja. Y cualquier mujer que pueda presumir de haber pasado por el paritorio sabe y comprende lo complicada que es esta primera etapa de la maternidad. Así que cuando un hombre, por muy presidente que sea, asegura que se solidariza con su mujer en el cuidado de los hijos, me suena a mí que lo hace más como una obligación contraída in sólidum (que dice la RAE), que por convicción y vocación paterna.

Claro que no estoy yo por la labor de juzgar el papel de padre de Sarkozy, pero me choca que parezca que nos están haciendo un favor. Y lo peor es que muchas mujeres están convencidas de que educar y criar un hijo compete exclusivamente a las féminas. Ese concepto prehistórico de las obligaciones familiares está más que obsoleto. Admito que cada vez existen más hombres que aportan mucho más que esperma en las cuestiones de la maternidad, pero aún queda mucho por hacer.

Alguna vez en un café una amiga me confesaba lo harta y cansada que estaba de pasar las noches cuidando de su hijo de 4 meses. «Y lo peor», decía, «es que después de estar despierta durante horas en la habitación del niño evitando que haga ruido para que mi esposo descanse, aún tengo que levantarme a hacerle el desayuno».  Esos ataques de consideración hacia el «proveedor de la familia» me parecen excesivos. Entiendo que tengan que madrugar para ir a trabajar, pero eso no los exime de su responsabilidad paterna y marital. ¿Cuántas mujeres no pasan la noche en vela intentando luchar contra los 38,5 grados del termómetro que acaban de ponerle al niño, y después disfrazan el cansancio bajo una capa de maquillaje para irse a trabajar?

Ya podrían ellos sacrificarse un poco por el bienestar no solo de las madres y los hijos, sino de la familia en sí. Y no solo por solidaridad, que también, sino por compromiso y por lealtad. Un poquito de por favor.

Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Conciliar, un verbo imposible

8 de noviembre de 2011 a las 19:32

La actualidad del país está marcada por dos temas fundamentales: la crisis económica y el panorama político, aspectos que, dicho sea de paso, van de la mano. El debate entre los candidatos presidenciales no dio mucho de sí puesto que no ofreció datos nuevos que pudieran influir de una u otra forma en el voto ciudadano. Si bien es cierto que la balanza parece inclinarse hacia Mariano Rajoy, no podemos olvidar que lo obvio causa ceguera. El nombre del ganador lo sabremos presuntamente la noche del 20-N y, mientras tanto, seguiremos analizando con lupa las propuestas que puedan favorecer ese cambio del que muchos fardan pero que nunca llega.

Como mujer, madre y trabajadora, la conciliación es uno de los temas que más me preocupan.  La flexibilidad de los horarios resulta fundamental para sacar adelante esa institución que para muchos empieza a caducar: la familia. La naturaleza  de mi profesión me impide pretender un horario «normal», puesto que el periodismo tiene su propio ritmo y sus propios tiempos, pero eso no impide que considere necesario reformar lo que haga falta para que hombres y mujeres puedan dedicarse por igual a los hijos.

¿Por qué debemos ser siempre nosotras las que pidamos un permiso para ir a una reunión del cole o para llevar a los niños al pediatra? Vale que parir sea cosas de mujeres pero la crianza, la formación y la educación de los hijos involucra generalmente a la pareja.

Para que eso sea posible  es necesario modificar los horarios y en eso parecen estar de acuerdo tanto Rajoy como Rubalcaba. Sin embargo, echo en falta propuestas claras y determinantes.   Me parece positivo que el candidato del PP exalte el doble esfuerzo que hacen sus colaboradoras «que llevan su casa» y que compaginan la vida familiar con la laboral, pero halagar no es suficiente, hay que tomar decisiones y plantear propuestas.

«Garantizar la escolarización a los niños de 0 a 3 años» como propone Rubalcaba no es conciliar. Como tampoco lo es asegurar que los colegios permanezcan abiertos hasta las 8 de la tarde.  Los políticos no entienden que la conciliación no consiste en buscar quien cuide a los niños en sustitución de los padres, se trata simplemente de compaginar las actividades laborales y las familiares sin que los hijos se vean afectados por las constantes ausencias de papá y mamá.

Aunque existen otras prioridades en el país como la creación de empleos, espero que la conciliación sea una de las políticas sociales que protagonicen la hoja de ruta del próximo Gobierno, sea del partido que sea.

* La ilustración pertenece al movimiento Conciliación Real Ya, creado por un grupo de padres y madres cuyo grupo en Facebook ya suma más de 1.000 seguidores.

Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Una abuela con permiso de maternidad

10 de mayo de 2011 a las 18:04

En medio de la polémica desatada en la blogosfera materna por las desafortunadas declaraciones del ministro Valeriano Gómez sobre conciliación, quien hace 10 días afirmó: «Si tuviera que elegir una sola medida por encima de todas las demás para estimular la igualdad y, al mismo tiempo, la eficiencia de una economía, la capacidad, la producción y la riqueza a medio y largo plazo, esa sería que todos los chicos pudieran estar escolarizados inmediatamente después de su nacimiento“, los medios se hacen eco de una buena noticia. Una mujer obtiene en Zaragoza un permiso de maternidad para cuidar de su nieta de cinco años. La madre de la pequeña falleció por  lo que su abuela, Pilar Portero, se atrevió a alzar la voz para solicitar una baja de 16 semanas a la que, según el código civil, tienen derecho los tutores cuando son familiares sin derecho a adoptar.

No conforme con el triunfo obtenido, Pilar también piensa acogerse a una reducción de jornada laboral. Aplaudo la resolución de la Seguridad Social porque aunque es un caso entre millones, sin duda abre una puerta a esa anhelada y lejana conciliación a la que todas las familias tienen derecho. Y es que lejos de lo que pueda pensar el ministro, el secreto no radica en abrir guarderías a granel para que los recién nacidos molesten lo menos posible mientras sus mamás trabajan. Lo ideal, claro está, sería que los horarios laborales fuesen lo suficientemente flexibles para permitir que al menos uno de los padres pudiera hacerse cargo de la crianza de los niños sin abandonar el trabajo.

Gómez metió la pata. Tal vez su intención era sugerir a las  trabajadoras que él está a favor de abrir suficientes escuelas infantiles para que todas las madres que así lo deseen -o lo necesiten- pudieran continuar con su vida laboral. Sin embargo, sus palabras desataron -y con razón- la furia de muchas madres blogueras que se sienten ofendidas por semejantes declaraciones. Y es que separar a un recién nacido de su madre en aras de la igualdad no me parece la mejor forma de promover la conciliación. ¿Que el niño estorba porque su madre tiene que generar riqueza? Pues hala, a la guardería después de parirlo para que esté contento el ministro.

Las escuelas infantiles son necesarias, eso no está a discusión, pero no creo que «escolarizar a los chicos inmediatamente después de su nacimiento» sea la medida ideal. Por eso me alegra que la lucha de Pilar y su abogada hayan llegado a feliz término. A veces hace falta una buena noticia para sobrellevar las tonterías de algunos políticos.

Manifestación bloguera por la verdadera conciliación en España:

 

Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

«Mamá veeeen»

19 de febrero de 2010 a las 18:11

Esta semana de carnavales ha sido bastante fructífera para esta aprendiz de madre por muchas razones, pero la principal es que he aprendido una nueva lección de vida. En un intento por actualizar con más frecuencia este blog que tanto amo, procuro dedicarle algunos minutos después de recoger a Montse en la guardería y antes de irme al trabajo; o robarle unas horas al sueño para adelantar por la noche y publicar al día siguiente. Pero el pasado lunes, una reacción de mi hija ante mi descabellado interés en la pantalla me cortó la inspiración y me hizo sentir mala madre. Estos son los hechos:

Intentaba  finalizar un post sobre oxitocina que lleva varios días en la carpeta de los -quasi olvidados- borradores mientras Montse entonaba muy alegre una canción y, de vez en cuando, reclamaba mi presencia con un imperioso «Mamáaaaaaa veeeeeennn».  Al entender que no me necesitaba con extrema urgencia seguí escribiendo sin quitar los ojos del reloj porque me quedaban escasos  20 minutos antes de vestirme y salir a toda prisa.

«Mamáaaa veeeeen…» insistía la peque mientas mis dedos se deslizaban rápidamente sobre el teclado. En eso, sentí una pequeña mano que tiraba de mi blusa y la miré. «¿Qué pasa hija?» le pregunté mirando su cara pero sin dejar de escribir en el teclado. La niña, muy seria, se me quedó viendo y me dijo: «Apaba a pompu y jega con Monse». Así de claro me lanzó el mensaje: Apaga la compu y juega con Montse.

Me sentí fatal. Después de reflexionar lo sucedido durante dos segundos guardé el borrador para ir con mi hija hasta su casa de muñecas y jugar con ella los escasos 10 minutos que me quedaban. Me sentí culpable pese a que siempre he intentado centrar en ella TODO mi tiempo libre. Y cuando la veo jugando aprovecho para leer o escribir un poco. Pero la reacción exigente de la niña me hizo reflexionar dos polémicos aspectos:

1. ¿Ellos nos necesitan siempre? Aunque papá y mamá tienen otras prioridades como el trabajo y el tiempo en pareja, nunca debemos olvidar que los hijos protagonizan al cien por ciento la vida en familia.

2. Una madre que escribe un blog de maternidad ¿puede hacerlo a costa de un tiempo que bien podría dedicar a sus hijos?

Así que he decidido escribir solo cuando esté completamente segura de que ella no necesita mi atención. Tal vez no sea prudente ser egoísta conmigo misma y privarme de un poco de tiempo libre,  pero en estos momentos de mi vida lo que más me importa es que mi hija sonría y sea feliz.

¿A ti te ha pasado algo similar?

Sin categoría
Escrito por admin 8 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Madre después de los 40

1 de febrero de 2010 a las 20:47

Una de las consecuencias de la profesionalización de la mujer ha sido la dificultad para formar una familia. No quiero decir con esto que las mujeres que trabajamos estemos negadas para la maternidad, pero tampoco podemos ignorar el hecho de que cuando una mujer trabaja y se siente a gusto en su trabajo, va dejando el embarazo para más tarde. ¿Qué pasa entonces? Pues nada, que ahora es mucho más común que la mujer llegue a los treinta y muchos… y permanezca soltera y sin hijos.

Pese al insistente tic-tac del reloj biológico, la idea de retrasar el matrimonio y la maternidad no es para nada descabellada, al contrario, en estos tiempos es más meritoria la realización profesional. Pero el otro lado de la moneda nos ofrece una cara un tanto amarga: Esperar demasiado tiempo para tener hijos también puede traer consecuencias.

Después de los 30 es recomendable que la mujer se realice un examen completo para descartar la presencia de alguna enfermedad. Se ha demostrado que lo importante para la evolución favorable del embarazo no es la edad de la madre, sino el estado de salud preexistente al embarazo. A medida que avanza la edad es más probables presentar enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión arterial, las cuales pueden repercutir de manera negativa en la gestación. De ahí la importancia de un control prenatal temprano y adecuado, para realizar un diagnóstico precoz y prevenir complicaciones.

Otro aspecto que debemos tomar en cuenta antes de planificar la familia es el agotamiento físico. Seamos realistas, no es lo mismo criar a un hijo a los 35 que a los 50. Para muchas mujeres estar todo corriendo detrás de un niño puede resultar agotador y, si a eso se le suman los días sin dormir y las horas laborales, no hay bebida energética que las mantega despiertas.

También es cierto que no siempre se puede planificar tan estrictamente un embarazo. Pero sí es viable que la mujer se marque ciertas pautas sobre lo que quiere hacer con su vida en un futuro cercano. Los hijos siempre pueden esperar… pero no tanto.

Opina: ¿Qué piensas de ser madre después de la cuarentena?

Sin categoría
Escrito por alfonsin 5 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Los niños de la llave

25 de enero de 2010 a las 21:00

Al salir de clases caminan por la calle como los demás. Dirigen sus pasos a casa con la mochila a cuestas y pensando -tal vez- en la consola que los espera en la comodidad del hogar. Tras dejar sus cosas en la habitación dirigen sus pasos hacia la nevera para buscar provisiones y después refugiarse en el sofá. Son los niños de la llave. Chicos que después de clases vuelven a un hogar vacío porque papá y mamá tienen que trabajar.

Cada vez son más las madres que lamentan tener que dejar a los niños solos en casa porque no tienen otra opción. Debemos ser conscientes de que no todas pueden echar mano de los abuelos. Ni todas pueden darse «el lujo» de pagar a una persona que se ocupe de los hijos.

Dejarlos solos en casa con todo el riesgo que conlleva es, la mayoría de las veces, inevitable. Pese a lo divertido que podría parecerle a un menor poder decidir por su cuenta qué ver en la tele o cuánto tiempo navegar por Internet, la soledad puede tener consencuencias. Cuando no hay alternativas lo mejor es informarse.

¿Hasta cuando los gobiernos lucharán realmente por conciliar los horarios laborales y escolares? Es difícil entender que no se prioricen las necesidades de los más pequeños. Al menos yo… no lo entiendo.

Sin categoría
Escrito por alfonsin 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net