Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es

Las mentiras navideñas

19 de diciembre de 2011 a las 14:03

– Mamá… ¿Papá Noel es chica?

– No, es un chico, no ves que lleva barba.

– Pero también lleva pendientes, y yo creo que es chica porque lleva el pelo largo y además lo tiene rubio.

– ¿Y tú como sabes eso?

– Porque le asoma el pelo debajo del gorro.

– Pero Montse, ¿no ves que si fuese chica se llamaría Mamá Noel?

– Pero si es chico… ¿por qué parece mujer?

– ¿Y si el que viste no era el verdadero Papá Noel sino una chica disfrazada?

– ¿Ah sí?

– Pues no sé, puede ser.

– Yo creo que no es Papá Noel ni Máma Noel, yo creo que es Abuelo Noel.

– ¿Abuelo Noel?

– Sí, porque lleva barba blanca y parece un poco viejo.

Esta conversación con mi hija sucedió cuando vio a uno de los falsos Papás Noel que visitan las escuelas y los centros comerciales. Desde el año pasado me preocupaba como sobrellevar esa sarta de mentiras que contamos a nuestros hijos cada Navidad sobre el bondadoso personaje que se encarga de los regalos. Por un lado les inculcamos valores como la honestidad pero por otro, les llenamos la cabeza de mitos e ilusiones para convertir diciembre en un mes idílico.

Pero es que claro, son años y años de tradiciones familiares que tampoco se pueden ir al carajo solo porque una señora olvidó quitarse los pendientes antes de ponerse el gorro.

Y es que yo estoy a favor de las costumbres navideñas y crecí con esa misma ilusión que veo en mi hija que cada día pregunta cuanto falta para poner al niñito Jesús en el Belén.

Así que por esta vez (y con esta vez me refiero a los próximos 10 diciembres, por lo menos) seguiré ensalzando su imaginación con esas pequeñas mentirijillas que no le hacen daño a nadie. Y disfrutaremos los bombones del calendario de adviento que la peque -con su inmensa generosidad- comparte conmigo en una proporción 90-10. El 10% es el mío, claro:

Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Un diciembre para recordar

9 de diciembre de 2011 a las 16:08

Diciembre suele ser un mes para dar, recibir y recordar. Y son esos recuerdos los que hacen que una familia permanezca unida aún cuando ya no estén todos juntos. Mi hija, de 3 años, solo pasó dos navidades con su abuelo materno, pero lo recuerda casi a diario. Estos días, en medio de la fiebre navideña que padece desde el pasado mes, le dedica mucho tiempo a su abu Toto. Le ha puesto una bota para que Santa le deje un regalo, le ha dibujado una flor de Navidad y suele dejar un caramelo junto a su foto.

Esos gestos que nacen de su absoluta inocencia me hacen valorar lo importante que es mantener viva la presencia de la gente que amamos. Y el corto «Semilla del recuerdo», de Renato Roldan, me ha hecho remembrar  algo que todos sabemos: «lo que nunca se olvida vive para siempre».

Disfrútenlo:

Imagen de previsualización de YouTube Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Esperando a Santa

29 de noviembre de 2011 a las 12:41

Todo comenzó con un anuncio de turrón. «Mamá… ¿ya casi es Navidad?», me preguntó mi hija mientras me apartaba los pelos de la frente. Debo confesar que la interrogante no me sorprendió puesto que la peque garabateó la primera versión de su carta a Los Reyes el pasado septiembre.

Desde entonces ha hecho tres versiones diferentes de la anhelada misiva y yo, que suelo hacer las compras compulsivamente en noviembre porque estoy convencida de que en diciembre me van a estafar con los precios, me doy de topes contra la pared cada vez que ella quita y pone un juguete nuevo.

Porque claro, la peque tiene tres años por lo que su lista se reduce a un dibujo en el que haciendo alarde de su arte interpreta subjetivamente sus deseos sin que yo me entere de nada. Ahí es donde empieza mi discreto interrogatorio:

-¿Y esto qué es?

– Son juguetes mamá, ¿no lo ves?

– Ya, pero ¿qué juguetes?

– Los que quiero que me traigan Santa y los Reyes.

– ¿Y cómo se llaman esos juguetes?

– ¡Ay mamá! Esta carta no es para ti, ¿por qué preguntas tanto?

Aunque no suelo comprarle a pie juntillas todo lo que su majestad solicita, sí que intento complacerla en un par de caprichos -los que permita la crisis-  aprovechando mis brotes de generosidad navideña. De ahí mi interés por saber lo que pide. El año pasado tuve suerte y me «leyó» toda la carta, pero en esta ocasión deduzco por lo que me cuenta cuando le apetece que aún no se decide entre un tren eléctrico, un dinosaurio que ruge, un robot con mando y una Barbie con piscina para perros incluida (?). Lo que ya tiene asegurado son los patines, porque esos los pidió el año pasado pero aún no tenía la edad suficiente.

Yo es que la Navidad me la tomó muy en serio, así que ya está puesto el arbolito y empecé a buscar un belén apropiado a su edad (o lo que es lo mismo, un belén anti niños, para que sobreviva este año y algunos más). Y ya tengo en casa el consabido calendario de adviento porque el año pasado por un despiste mental lo compramos a mediados de diciembre y la pobre tuvo que zamparse 15 bombones en cuatro tardes.

Así que ante la pregunta «Mamá… ¿ya casi es Navidad?», no me quedará más que responder con paciencia y una sonrisa o inventarme un calendario de pre-adviento para que ella lleve su cuenta y yo no me aburra con la cantaleta.

Y ya que estamos con el rollo navideño, han visto el nuevo anuncio de Loterías?

Imagen de previsualización de YouTube Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Eva Hache, humorista y madre

24 de noviembre de 2011 a las 10:49

Hoy descubro, gracias a la editora de El blog alternativo, un divertido monólogo-entrevista de Eva Hache publicada por el suplemento de moda de El País, en la que, entre risa y risa, la humorista defiende verdades como puños sobre la vida cotidiana de las mamás.

«Si tuviese que elegir madres con estilo…»

Eva responde: «Elegiría a una de esas madres suecas que están monísimas con cualquier cosita que se ponen. Esas que han parido sin que les metan prisa ni cortes. Esas que tienen una baja maternal de año y medio, cobrando el 80% de su sueldo y la seguridad de que su puesto de trabajo no se ha ido lejos cuando vuelvan. De las que no pagan transporte público hasta que sus hijos no tengan dos años. De las que no pagan colegio. De las que tienen paciencia para criar a sus hijos con besos y sin gritos»

Y como no podía ser de otra forma, Eva aprovecha algún monólogo para reírse un poco del parto y de las madres, porque la vida hay que enfrentarla con humor, ¿o no?

Imagen de previsualización de YouTube Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¡Ay Soraya!

23 de noviembre de 2011 a las 14:11

Soraya Sáenz de Santamaría representa con claridad el panorama de la conciliación laboral en España. O de la no conciliación, según se mire.

La popular apareció con su mejor sonrisa para festejar el triunfo de su partido en las generales del 20-N y se convirtió en el centro de la polémica. ¿La razón? Soraya dio a luz a su primer hijo el pasado 11 de noviembre por lo que, según defienden en su partido, debería estar disfrutando de su baja maternal. Y hoy mismo, sin ir más lejos, estuvo en La Moncloa preparando el traspaso de poderes.

Quienes somos madres entendemos la necesidad que tienen los bebés, especialmente en los primeros días de vida, de estar con la única persona a la que pueden identificar por el sonido de su voz, por el olor, por la intuición. Los niños necesitan la figura materna no solo para alimentarse, sino también para sentirse protegidos en esta nueva etapa extrauterina.

La pronta separación madre-hijo después del parto puede afectar negativamente a los recién nacidos, aún cuando exista un sustituto o sustituta de la presencia materna.

Defiendo el derecho de Soraya a renunciar a su baja, pero me inclino más por el derecho de su bebé a disfrutar de su madre. Esa madre que por una parte aboga  por los intereses de las demás mujeres y, por otra, hace a un lado la conveniencia de su propio hijo.

Sé que las acusaciones pueden resultar duras y que puedo parecer entremetida, pero Soraya es una figura pública y bien podría aprovechar su influencia para predicar con el ejemplo.

Buscando la opinión de las expertas inicié un debate maternal sobre el asunto y cuatro de cinco féminas me acribillaron verbalmente argumentando que no por ser madre una mujer debe quedarse eternamente en casa. En eso estoy de acuerdo, pero si tenemos el derecho de disfrutar de una baja maternal, ¿por qué no acogernos a ella y aprovechar esos meses para disfrutar del recién llegado?

Entiendo que se trata de un período de transición política importante para Soraya. Entiendo que profesionalmente no quiere aislarse de lo que representa el triunfo popular. Y de hecho me parece admirable el protagonismo que ha adquirido en el traspaso de poderes. Lo que no entiendo es que no pueda esperar un poco para sumarse al proyecto gubernamental de su partido.

Ella podría quedarse en casa a estrenarse como madre disfrutando de un privilegio que no todas tenemos: su jefe es el presidente de este país.

También me pregunto si estaríamos debatiendo este asunto si Soraya fuese padre y no madre. Porque claro, Sáenz de Santamaría está en el ojo del huracán por su condición de mujer. Estoy casi segura de que no habría tanta polémica si se tratara de un hombre que deja a un lado la baja paternal para respaldar a su jefe. ¡Ay, pobre Soraya!

Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Hombres solidarios

17 de noviembre de 2011 a las 9:46

Decía ayer Sarkozy ante un nutrido grupo de mujeres que la lactancia materna facilita la vida de los hombres «porque supone no tener que dar el biberón». No es precisamente el motivo más generoso que he escuchado pero creo que cualquier excusa es buena para fomentar la alimentación más natural que existe. Lo que sí me sorprendió fue el morro del presidente francés al declarar que «por solidaridad» le echa un ojo a la niña por las noches «si es necesario».

Nicolás y Carla son padres de una recién nacida de apenas un mes. Giulia se llama la pequeñaja. Y cualquier mujer que pueda presumir de haber pasado por el paritorio sabe y comprende lo complicada que es esta primera etapa de la maternidad. Así que cuando un hombre, por muy presidente que sea, asegura que se solidariza con su mujer en el cuidado de los hijos, me suena a mí que lo hace más como una obligación contraída in sólidum (que dice la RAE), que por convicción y vocación paterna.

Claro que no estoy yo por la labor de juzgar el papel de padre de Sarkozy, pero me choca que parezca que nos están haciendo un favor. Y lo peor es que muchas mujeres están convencidas de que educar y criar un hijo compete exclusivamente a las féminas. Ese concepto prehistórico de las obligaciones familiares está más que obsoleto. Admito que cada vez existen más hombres que aportan mucho más que esperma en las cuestiones de la maternidad, pero aún queda mucho por hacer.

Alguna vez en un café una amiga me confesaba lo harta y cansada que estaba de pasar las noches cuidando de su hijo de 4 meses. «Y lo peor», decía, «es que después de estar despierta durante horas en la habitación del niño evitando que haga ruido para que mi esposo descanse, aún tengo que levantarme a hacerle el desayuno».  Esos ataques de consideración hacia el «proveedor de la familia» me parecen excesivos. Entiendo que tengan que madrugar para ir a trabajar, pero eso no los exime de su responsabilidad paterna y marital. ¿Cuántas mujeres no pasan la noche en vela intentando luchar contra los 38,5 grados del termómetro que acaban de ponerle al niño, y después disfrazan el cansancio bajo una capa de maquillaje para irse a trabajar?

Ya podrían ellos sacrificarse un poco por el bienestar no solo de las madres y los hijos, sino de la familia en sí. Y no solo por solidaridad, que también, sino por compromiso y por lealtad. Un poquito de por favor.

Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Conciliar, un verbo imposible

8 de noviembre de 2011 a las 19:32

La actualidad del país está marcada por dos temas fundamentales: la crisis económica y el panorama político, aspectos que, dicho sea de paso, van de la mano. El debate entre los candidatos presidenciales no dio mucho de sí puesto que no ofreció datos nuevos que pudieran influir de una u otra forma en el voto ciudadano. Si bien es cierto que la balanza parece inclinarse hacia Mariano Rajoy, no podemos olvidar que lo obvio causa ceguera. El nombre del ganador lo sabremos presuntamente la noche del 20-N y, mientras tanto, seguiremos analizando con lupa las propuestas que puedan favorecer ese cambio del que muchos fardan pero que nunca llega.

Como mujer, madre y trabajadora, la conciliación es uno de los temas que más me preocupan.  La flexibilidad de los horarios resulta fundamental para sacar adelante esa institución que para muchos empieza a caducar: la familia. La naturaleza  de mi profesión me impide pretender un horario «normal», puesto que el periodismo tiene su propio ritmo y sus propios tiempos, pero eso no impide que considere necesario reformar lo que haga falta para que hombres y mujeres puedan dedicarse por igual a los hijos.

¿Por qué debemos ser siempre nosotras las que pidamos un permiso para ir a una reunión del cole o para llevar a los niños al pediatra? Vale que parir sea cosas de mujeres pero la crianza, la formación y la educación de los hijos involucra generalmente a la pareja.

Para que eso sea posible  es necesario modificar los horarios y en eso parecen estar de acuerdo tanto Rajoy como Rubalcaba. Sin embargo, echo en falta propuestas claras y determinantes.   Me parece positivo que el candidato del PP exalte el doble esfuerzo que hacen sus colaboradoras «que llevan su casa» y que compaginan la vida familiar con la laboral, pero halagar no es suficiente, hay que tomar decisiones y plantear propuestas.

«Garantizar la escolarización a los niños de 0 a 3 años» como propone Rubalcaba no es conciliar. Como tampoco lo es asegurar que los colegios permanezcan abiertos hasta las 8 de la tarde.  Los políticos no entienden que la conciliación no consiste en buscar quien cuide a los niños en sustitución de los padres, se trata simplemente de compaginar las actividades laborales y las familiares sin que los hijos se vean afectados por las constantes ausencias de papá y mamá.

Aunque existen otras prioridades en el país como la creación de empleos, espero que la conciliación sea una de las políticas sociales que protagonicen la hoja de ruta del próximo Gobierno, sea del partido que sea.

* La ilustración pertenece al movimiento Conciliación Real Ya, creado por un grupo de padres y madres cuyo grupo en Facebook ya suma más de 1.000 seguidores.

Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Volver sobre mis pasos

24 de septiembre de 2011 a las 15:58

A veces basta con parar un momento a tomar un café para evaluar en un santiamén tu vida. Y la mía ha sido un tanto caótica en los últimos años. Nada queda ya de la profesionista que se aferraba a una existencia sin hijos en pos de una supuesta libertad. Y muy poco queda de aquella mujer que fui, un tanto insensata, que apostaba todo a un solo número sin medir las consecuencias. Los reveses del destino -por llamarle de algún modo- me llevaron por un camino diferente, más modesto y alejado de mi caparazón mundano, pero mucho, mucho más enriquecedor.

Cuando dejas atrás toda una vida para estar con los tuyos en los momentos difíciles aprendes a revalorizarlo todo. Te das cuenta de que has perdido el tiempo poniéndole precio a cosas invaluables y desaprovechando esos momentos afectivos que, uno a uno, van tejiendo tu paso por el mundo.

Comienzo este otoño tomándome un mes sabático que me permitirá reencontrarme con mi pasado después de un lustro. Regreso atrás huérfana de padre pero con una hija. Porque la misma vida que suele quitarte las cosas que más amas, también te compensa con regalos maravillosos que trastornan tu existencia para bien. Hasta pronto.

Imagen de previsualización de YouTube Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Luto en A Coruña

22 de agosto de 2011 a las 12:25

Hay ocasiones en que indignarse ya no es suficiente. No sirve de consuelo, ni de punto de partida. Pero aún así nos indignamos ante la impotencia de no poder hacer nada más. El doble crimen de A Coruña en el que un hombre mató a dos niños de 10 años en su vivienda de Monte Alto, es de esas noticias capaces de sacudir masivamente las conciencias, aunque sea de forma temporal.

No entiendo qué puede ocurrir en la miserable cabeza de un individuo que coge del armario una barra metálica y golpea hasta matar a un par de gemelos víctimas de la indefensión. Se me encoge el corazón solo de pensar en esa madre ahora huérfana que estaba trabajando cerca de su casa mientras mataban a sus hijos.

«Se empezaron a oír golpes tan fuertes que parecían tiros». Esta frase de una de las vecina resume perfectamente la barbaridad a la que el padrastro, de 29 años, sometió a los dos hermanos.

En medio de la ausencia de valores tan elementales como el respeto a la vida, el maltrato es una de esas lacras que se ensañan con los seres más vulnerables de nuestra sociedad.

La violencia no es nunca la solución. Los golpes, los gritos y los insultos de ninguna manera pueden formar parte de la educación de un niño. Lamentablemente no son pocos los padres que descargan su ira en los más pequeños. De hecho, aunque muchas veces las autoridades intentan minimizar  el alarmismo justificando que se trata de casos aislados, no podemos ignorar que tan solo en un par de días han salido a la luz pública otros dos espeluznantes  casos de maltrato infantil: la mujer que asfixió a su hija de tres años porque le iban a retirar la tutela y la que fue detenida por degollar a su bebé de 12 meses.

Ante hechos como estos es difícil no imaginar posibles venganzas contra esa mala gente que silencia la sonrisa de los niños. Seguro que no soy la única a la que han cruzado por la mente mil y una formas de usar esa barra metálica contra el asesino de Monte Alto. Pero entiendo también que la violencia no es nunca la solución.

Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín 8 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Madres e hijas

20 de agosto de 2011 a las 18:49

Desde que comencé a formarme empíricamente como mamá -justo después de saberme embarazada- he acumulado muchas lecciones que me permiten sobrellevar con dignidad hasta las situaciones mas inverosímiles de la maternidad. Claro que además de un poco de suerte he tenido la fortuna de contar con el apoyo de mi madre, una gran maestra en estos menesteres de la crianza. Ella pertenece a la escuela clásica y aunque a veces no estemos de acuerdo en algunos puntos clave, admito que aprendo mucho de su experiencia. Y una de las enseñanzas más importantes de los últimos tres años ha sido la complicidad que nace entre una madre-abuela, una hija-madre y una nieta-hija.

Pero no todas tienen la oportunidad de contar con esa proximidad materno filial ya sea porque son madres que han decidido abortar, o dar en adopción, o porque son hijas que no han podido crecer junto a sus madres. Cada vida, cada familia, es una historia distinta, colmada de risas y llantos. Captar en un guión cinematográfico todas esas emociones no resulta fácil, por eso he quedado gratamente sorprendida con la película Mother and child (2010), del director colombiano Rodrigo García (sí, el hijo de García Márquez) producida por Alejandro González Iñárritu.

Imagen de previsualización de YouTube

Naomi Watts, Annette Bening y Samuel L. Jackson, protagonizan esta historia de separaciones y desencuentros en la que la vida de tres mujeres se entrelazan alrededor de la maternidad. Encontré la cinta en el vídeoclub y aunque el encargado me aseguró que era un rollo, Bening y Jackson eran dos buenos motivos para arriesgarme. Y no que equivoqué.

Debo confesar que una de las cosas que más me gustó de la cinta fue el tema Little One interpretado magistralmente por Lucy Schwartz. Es de esas canciones que apenas oírlas se convierten en parte de tu historia. Esta es la versión completa…

Imagen de previsualización de YouTube Sin categoría
Escrito por Azucena Alfonsín 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net
Página 3 de 1212345...10...Última »